Obras Creadas por Ordenador | Propiedad Intelectual en el Entorno Digital | Foro de Discusión

Estimado visitante, estás viendo una lista parcial de temas de nuestro foro. Solo los usuarios registrados pueden ver todos los contenidos y participar en las discusiones. Te invitamos a que te registres, no hay ningún costo por hacerlo.

A A A
Avatar

Please consider registering
guest

sp_LogInOut Log In sp_Registration Register

Register | Lost password?
Advanced Search

— Forum Scope —






— Match —





— Forum Options —





Minimum search word length is 3 characters - maximum search word length is 84 characters

sp_Feed Topic RSS sp_Print sp_TopicIcon
Obras Creadas por Ordenador
Obras Creadas por Ordenador
Topic Rating: 0 Topic Rating: 0 Topic Rating: 0 Topic Rating: 0 Topic Rating: 0 Topic Rating: 0 (0 votes) 
agosto 24, 2015
5:50 pm
Avatar
Gil Ramirez
Member
Members

Staff
Forum Posts: 5
Member Since:
julio 3, 2015
sp_UserOfflineSmall Offline

 OBRAS CREADAS A TRAVÉS DE ORDENADORES

 BREVES ENFOQUES DE LA AUTORIA Y TITULARIDAD SOBRE LAS MISMAS.

 Mtro. Jesús Chávez Martínez

Mtro. Gil Ramírez Angulo

 

OBRAS CREADAS A TRAVÉS DE ORDENADOR

 

De primera instancia la situación que nos ocupa, es aquella relativa al cuestionamiento siguiente: ¿A quién pertenecen las obras creadas por ordenador? Este contexto nos lleva a considerar que dentro de la pregunta anterior puede caber:

1.- Los derechos sobre la creación le corresponden al programador.

2.- Los derechos le corresponden al usuario del programa.

3.- Los derechos corresponden a ambos, programador y/o usuario.

Por lo que para dar contestación a lo anterior, es necesario tomar en cuenta ordenamientos legales como podría ser el del Reino Unido, el cual en su Ley de Derecho de Autor, Diseños y Patentes de 1988 (Copyright, Designs and Patents Act, 1988), específicamente en su sección 178, contempla lo siguiente:

“In the case of a literary, dramatic, musical or artistic work which is computer generated, the author shall be taken to be the person by whom the arrangements necessary for creation of the work are undertaken.”

 

De la cual se infiere que para el caso de las obras literarias, artísticas o científicas creadas a través de una computadora u ordenador se tiene como autor de estas a la persona o personas que hayan realizado los actos o actividades para que la computadora u ordenador produzca como resultado una obra, teniendo en consecuencia que no se debe desligar la misma del concepto de ser un fruto de la creatividad intelectual del autor aunque este haya utilizado un ordenador.

Siendo también importante destacar que la ley de referencia descarta que existan obras generadas de manera autónoma e independiente sin la intervención de un ser humano.[1]

Aunado a lo anterior es menester mencionar qué existen posturas que hacen referencia al hecho de que las obras creadas por ordenador, pueden ser consideradas como obras derivadas, en donde el autor/programador será el titular, obteniendo un derecho de uso sobre el resultado. Situación que resulta peculiar ya que esta postura no contempla un derecho exclusivo.[2]

Así de esta manera al menos bajo los alcances del ordenamiento citado, no podemos considerar que la creación intelectual pueda ser desarrollada por un ordenador o por cualquier otra clase de máquina, sin la intervención directa o indirecta del hombre.

Abordando otros sistemas jurídicos, podemos hacer mención del Derecho Alemán, el cual considera la utilización de un ordenador como una herramienta, manifestando que esta interviene en la realización de una obra, concibiéndose como un instrumento que ayuda a la realización de la obra. Para ilustrar lo anterior es posible que pensemos en un lápiz o en un pincel por ejemplo.

Así de esta manera, es lógico considerar que el in-put es proporcionado por el autor, y el out-put es resultado del ordenador, el cual lleva impreso la característica personal del usuario (autor), pues es lógico inferir que sin el denominado in-put no existiría el out-put ya que está directamente relacionado y subordinado al mismo.

El Derecho Alemán así como el Derecho Norteamericano, hacen alusión a que las obras creadas por ordenador pueden ser objeto de ser consideradas bajo las normas de coautoría, toda vez que el autor/programador comparte créditos con quien ha desarrollado el programa. En este caso se pueden considerar como ejemplos los siguientes. i) la computadora utilizada como instrumento en donde a través de una serie de instrucciones este desarrolla algunas rutinas y se crea obras musicales, ii) la computadora realiza la traducción textual de una obra y el autor hace precisiones respecto de la misma, para poder capturar o reflejar ciertas emociones que la traducción literal no puede contener.

En este orden de ideas es menester mencionar lo dispuesto por la reunión del segundo Comité de Expertos Gubernamentales “sobre problemas que plantea en el Plano del Derecho de Autor, el empleo de computadoras en el acceso a las obras o en la creación de obras”, que se reunió en la sede de la Organización de la Naciones Unidas para la Educación la Ciencia y la Cultura (UNESCO), París, del 7 al 11 de junio de 1982 bajo las auspicios conjuntos de la UNESCO y la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual (OMPI). Mismo que enuncia recomendaciones que permitan resolver los problemas que se plantean, en el plan de derecho de autor, en el empleo especifico de computadoras en la creación de obras.[3]

Las cuestiones que podemos destacar está la de considerar a la computadora como un simple instrumento para la creación de obras, contemplándose que el programa usado en la medida en que un programador puede gozar de derecho de autor sobre los materiales procesados con la ayuda de una computadora manejada por su programa.

Se establecieron recomendaciones para las legislaciones domésticas, tomando en cuenta las obras como: obras musicales, composiciones literarias, obras de artes aplicadas etc. Y específicamente señalando lo siguiente:

  1. Si el programa de cómputo no puede producir más que una sola obra, entonces el autor que ha dado las instrucciones o el compositor y el programador que solo prestan asistencia técnica en el uso de la computadora sino cuya contribución es creativa deberían ser considerados como coautores o autor de la obra resultante según corresponda.
  2.  Si el programa de cómputo puede dar lugar a resultados diferentes y es el propio autor el que elige entre ellos, debería considerarse como autor de la obra resultante; si ha encargado a un programador o a otra persona que elija los elementos para la composición de la versión definitiva, ese programador o esta persona y él mismo deberían normalmente ser considerados coautores en la medida en que aportan una contribución creadora.[4]
  3.  Si el programa de cómputo puede producir resultados diferentes, pero la elección final la hace una tercera persona, la simple elección en sí misma puede considerarse una contribución creadora.

Finalmente determinó que; estas obras creadas por computadoras deben regirse por los principios generales del derecho de autor, establecidos en las convenciones internacionales sobre la materia y que las legislaciones domesticas deben de tener en cuenta los intereses legítimos de los titulares de derecho de autor como los de los usuarios de las obras protegidas, con el objeto de estimular la actividad creadora de los autores y no obstaculizar la difusión de las obras usando la tecnología de la computación y que los estados deben de ceñirse en las presentes recomendaciones así como las limitaciones al derecho de autor que contemplan cada una de las legislaciones de los estados.

De forma concreta debemos de contemplar que; “Cuando se trate de obras creadas por computadora, o bien con utilización de sistemas de computadora la titularidad del derecho de autor sobre ellas solo corresponderá a la persona o personas que produzcan el elemento creativo sin el cual la obra resultante no podría ampararse en la protección por derecho de autor. En consecuencia solo se reconocerá al programador (persona que creo el programa), como coautor de la obra cuando haya contribuido a la misma mediante ese esfuerzo creador”.[5]

Y qué; “Cuando se utilice un sistema computarizado en el caso de obras encargadas especialmente o en el de obras realizadas por una persona o personas sujetas a un contrato de trabajo, la cuestión de la atribución de la titularidad del derecho de autor se remitirá a lo dispuesto en la legislación nacional.”[6]

Ahora bien una postura radical al respecto que es importante no dejar de lado es aquella enunciada por el investigador Canadiense de la OMPI,[7] Daniel Gervais, quien manifiesta que las obras creadas a través de ordenadores el Derecho Internacional no les debe de asistir protección alguna, razón por la cual estas caen bajo la figura del Dominio Público[8].

Situación que bajo su apreciación, resulta ser del hecho de que solo las creaciones intelectuales humanas son protegibles y nadie puede adjudicarse la titularidad sobre las creaciones generadas por ordenador. Contexto sobre el cual NO estamos de acuerdo, pues desde luego que las mismas gozan de un titular, las cuales si no llegarán a cumplir con las características necesarias para ser objeto de protección por el derecho de autor, sí habría un derecho de propiedad respecto del cual su titular estaría en posibilidad de reclamar una remuneración por la legislación civil.

Si el lector toma partido por este enfoque, le recordamos considerar que la obra no se creó o genero sola, sino que de una u otra forma fue resultado de la creatividad humana, o de ser el caso, intervino una persona para la creación de ese ejemplar, de manera independiente a que cubra los extremos para ser objeto de protección por el derecho de autor.

El argumento de quienes consideran que las obras producto del empleo de un ordenador se fundamenta en que estas creaciones no son producto del intelecto humano, es decir, no hay una aportación expresa del autor que refleje su personalidad y en consecuencia le aporte la característica de originalidad requerida para su protección a través del derecho de autor.

En este sentido, para analizar esta postura consideramos importante revisar los principios básicos del derecho de autor, en particular lo que es objeto de protección, al respecto Isidro Satanowsky señala:

“… Lo que sirve de objeto o base del derecho de autor, lo que la ley ampara, es el producto de su esfuerzo personal, que no es otra cosa que la expresión de su ciencia o arte especial, que su genio o inventiva ha desarrollado al combinar sus ideas y sus elementos de expresión para decir lo inmaterial o invisible, mediante lo material y visible. Este esfuerzo artístico es el que constituye el lazo de unión del autor con su obra, haciendo que aquélla venga a ser una prolongación de su personalidad. Mediante dicho esfuerzo imaginativo de exteriorización de su pensamiento, imprime su característica personal a la obra, dándole valor y distinguiéndola de las demás. En tanto que, con el mismo elemento ideal que flota en un momento histórico de la cultura humana e iguales medios de expresión, algunos crean momentos científicos o artísticos, los demás sólo alcanzan a comunicarse con sus semejantes a los fines de la vida práctica. La ley protege en realidad la forma de la manifestación intelectual, o sea el método, el estilo personal que emplea el autor para exteriorizar su pensamiento. El derecho del autor sólo comprende la obra creada, pues lo que puede reivindicar es la forma de su pensamiento que se exterioriza en una obra sensible y material perfectamente definida …” [9]

Las obras protegidas por la Ley Federal del Derecho de Autor, son aquellas de creación original susceptibles de ser divulgadas o reproducidas en cualquier forma o medio (art. 3 LFDA).

Es decir una obra para que sea protegida y goce de las prerrogativas de carácter personal y económico debe ser de creación original por contener un característica individualizadora que revela un grado de creatividad, al estar expresada como obra literaria o artística, y fijada en un soporte material para serla perceptible a los sentidos y permita su uso o explotación por cualquier forma o medio.

La originalidad[10] es una condición necesaria para la protección del derecho de autor, permitiéndonos entender como originalidad en relación con una obra artística o literaria, lo expresado en el glosario de derecho de autor y derechos conexos de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual;

“Originalidad: En relación con una *obra, la originalidad significa que ésta es una *creación propia del *autor, y no copiada de otra obra en su totalidad o en una parte esencial.”[11]

En relación con la definición anterior una obra se puede considerar original, cuando esta no haya sido copiada de otra, debe advertirse algún grado de creatividad, por lo que la originalidad no tienen relación alguna con la belleza ni la estética, sino simplemente, es indispensable que no exista alguna obra que se considere copiada en forma total o en parte esencial, sin importar tampoco el medio en que se fije.

Conforme a los elementos señalados respecto al objeto de protección del derecho de autor podemos concluir respecto a las creadas empleando un programa de computación[12] lo siguiente:

  • Cuando el programa de ordenador se convierte en una herramienta mediante la cual el autor pueda exteriorizar su pensamiento y expresar su creatividad derivada de su intelecto, la obra cumplirá sin duda alguna con el requisito de originalidad que vincula al autor con su obra que la individualiza y en consecuencia se constituye en un objeto de protección por el derecho de autor. A manera de ejemplo podemos mencionar algunos programas informáticos como los empleados por los arquitectos o diseñadores para crear su obras, los cuales son una herramienta para exteriorizar sus ideas, sentimiento y pensamiento lo cual las hace diferentes a otras de su misma especie y respecto de las cuales se puede reclamar la protección que brinda el derecho de autor. 
  • Situación diversa se presenta en el supuesto en el cual el programa de ordenador una vez alimentado con ciertos datos realiza una secuencia lógica de instrucciones, en las cuales no hay ninguna intervención de una persona, para arrogar un determinado resultado que se pudiera considerar como una obra artística o literaria. En este caso el ejemplar que se obtenga del uso del programa del ordenador no se puede considerar una obra protegida por el derecho de autor.

Es decir, no se puede considerar autor a quien únicamente aporta ciertos datos aun ordena para ser procesados y obtener un resultado, ello en virtud de que esta situación no le permite exteriorizar su pensamiento y reflejar su personalidad en la obra para que la misma sea individualizada. Se entiende que el resultado es producto las operaciones lógicas que realiza el ordenador con base al programa informático, sin que se cuestione que el programa esté protegido como obra literaria, lo que no ocurre con el resultado. Es importante recordar que por el derecho de autor se protege la expresión literaria de los programas de ordenador y no su funcionalidad.

Así, para ejemplificar podemos mencionar lo que ocurre con los ciertos programas de ingeniería civil para el cálculo de estructuras, en los cuales los ingenieros alimentan solo datos y el ordenador arroja un resultado respecto del cual no se puede otorgar autoría alguna puesto que el ejemplar que arroja el ordenador es producto de la secuencia lógica que realiza la máquina apoyada en el software, lo que impide que exista un proceso intelectual del ser humano, en este caso el ingeniero, que sea reflejo de su personalidad y de un carácter original producto de su creatividad.

 

CONCLUSIÓN  

El desarrollo de la tecnología sin duda representa un reto para el derecho de autor, en la actualidad se debate si la concepción de este derecho debe ser igual en el ámbito analógico y digital, la realidad para no perdernos en este nuevo entorno del derecho de autor, debemos partir de sus principios básicos e irlos adecuando a la realidad actual.

Nuevos matices en el derecho de autor ya tenemos frente a nosotros, tal es así que solo tendríamos que pensar sí las obras resultado de impresoras 3D serían objeto de protección por el derecho de autor por mencionar una situación en concreto y de actualidad.

Por lo que hace a las obras resultado del empleo de programas de ordenador, su protección por el sistema de derecho de autor es debatible, para algunos quizá con una aportación mínima de una persona física bastaría para que se le atribuya la autoría de la obra, sin embargo no debemos olvidar que la protección que se brinda al autor respecto sus obras deriva de su aportación creativa, producto de un proceso intelectual a través del cual exterioriza su pensamiento y refleja su personalidad. Así el autor le da originalidad e individualiza su creación para que forme parte de acervo cultural de la humanidad.  

Y como pudimos observar, para determinar lo anterior será necesario adecuarse a las recomendaciones enunciadas no dejando de lado los alcances y limitaciones que existan en cada una de las legislaciones domésticas.

 

FUENTES

Acta del Comité Intergubernamental de la Convención Universal sobre Derecho de Autor. (Quinta reunión ordinaria del comité de la convención de 1971). (Texto original inglés).

Acta de la ONU-OMPI, denominada; “Observaciones Recibidas de las Organizaciones Intergubernamentales e Internacionales no Gubernamentales acerca del informe del Grupo de Trabajo sobre los Problemas de Derecho de Autor derivados de la utilización de Ordenadores” de fecha 3 de agosto de 1980. (Texto original francés e inglés).

Gervais, Daniel, The Protection Under International Copyright Law of Works Created with or by Computers, 1991.

Glosario de derecho de autor y derechos conexos de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, Ginebra, Suiza en el año 1980.

LIPSZYC, Delia, Derecho de autor y derechos conexos, Ediciones UNESCO/CERLALC/ZAVALIA, Argentina 1993.

Rengifo García Ernesto, Propiedad Intelectual, El Moderno Derecho de Autor, Universidad Externado de Colombia, Colombia, 1996.

SATANOWSKY, Isidro, Derecho Intelectual, Tipográfica Editorial Argentina, Tomo I, Argentina, 1954.

Páginas Web.

http://www.propiedadintelectualcolombia.com/Site/LinkClick.aspx?fileticket=vokLD1TXNwo%3D&tabid=99 Fecha de consulta 5 de noviembre de 2014.

Legislación

Copyright, Designs and Patents Act, 1988, United Kingdom.

Copyright Act. 1994, U.S.A.

Ley Federal del Derecho de Autor. (DOF. 24 de diciembre de 1996)

 

[1] Esto reafirma la concepción general de que las creaciones el derecho de autor solo puede adjudicarse al autor, siendo este una persona física, no dejando de lado que para los sistemas anglosajones se permite que las personas jurídicas o las corporaciones sean consideradas titulares originarios de derechos.

 

[2] Lo anterior es considerado bajo los parámetros del copyright.

[3] En este segundo comité participaron 30 países y en calidad de estado observador “Colombia”, y no así el Estado Mexicano.

[4] Al respecto esta postura fue reafirmada por la CONFEDERACIÓN INTERNACIONAL DE SOCIEDADES DE AUTORES Y COMPOSITORES (CISAC), en carta enviada el 25 de julio de 1980, y que obran el acta denominada “Observaciones recibidas de las Organizaciones Intergubernamentales e Internacionales no gubernamentales acerca del informe del Grupo de Trabajo sobre los Problemas de Derecho de autor derivados de la utilización de ordenadores” de fecha 3 de agosto de 1980.

 [5] Postura reafirmada por la INTERNATIONALE GESELLSCHAFT FÜR URHEBERRECHT (íNTERGU), en carta enviada el 25 de julio de 1980, y que obran el acta denominada “Observaciones Recibidas de las Organizaciones Intergubernamentales e Internacionales no Gubernamentales acerca del informe del Grupo de Trabajo sobre los Problemas de Derecho de Autor derivados de la utilización de Ordenadores” de fecha 17 de septiembre de 1980.

[6] Ídem.

[7] Se tiene conocimiento que en la OMPI, se creó un grupo de trabajo con el objeto de reformar el Convenio de Berna, planteándose que las obras creadas por ordenador tuvieran un tratamiento similar al de las obras colectivas, toda vez que en su realización participan diversas personas. Pero el mismo no tuvo los frutos esperados, pues únicamente se hizo mención a los programas de ordenados y a las bases de datos.

[8] Es importante precisar que en materia autoral el dominio público está referido al supuesto legal en el cual una obra que concluyó su plazo de protección entra a un estatus en el cual puede ser usada y explotada de forma libre sin autorización de su titular, solo se deben respetar los derechos patrimoniales del autor, por lo que no es correcto mencionar que estos ejemplares son del dominio público, si se considera que nunca revistieron el carácter de obras conforme al derecho de autor.

[9] SATANOWSKY, Isidro, Derecho Intelectual, Tipográfica Editorial Argentina, Tomo I, Argentina, 1954, pp. 157 y 158.

[10] Respecto al requisito de originalidad la Dra. Delia Lipszyc señala que; “En materia de Derecho de autor, la originalidad reside en la expresión-o forma representativa- creativa e individualizada de la obra, por mínimas que sean esa creación y esa individualidad. No hay obra protegida si ese mínimo no existe.” (LIPSZYC, Delia, Derecho de autor y derechos conexos, Ediciones UNESCO/CERLALC/ZAVALIA, Argentina 1993, p. 65)

[11]Glosario de derecho de autor y derechos conexos de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual, Ginebra, Suiza en el año 1980, p. 171.

[12] El artículo 101 de la LFDA, define como programa de computación “la expresión original en cualquier forma, lenguaje o código, de un conjunto de instrucciones que, con una secuencia, estructura y organización determinada, tiene como propósito que una computadora o dispositivo realice una tarea o función específica.”

Forum Timezone: America/Mexico_City

Most Users Ever Online: 248

Currently Online:
2 Guest(s)

Currently Browsing this Page:
1 Guest(s)

Top Posters:

Joaquin Elizalde: 42

Efrain Hernandez González: 22

David Treviño: 9

Salvador Camacho Hernández: 9

Zulema Jureidini Macías: 7

Max Segura: 6

Oscar Adrián Sánchez: 6

Gil Ramirez: 5

Jorge Moreno Loza: 5

Alex Basulto: 4

Member Stats:

Guest Posters: 0

Members: 1152

Moderators: 0

Admins: 1

Forum Stats:

Groups: 4

Forums: 39

Topics: 235

Posts: 384

Newest Members:

Jorge Ivan, LUXANGEL, LeticiaV94, miguelcentenos, CatJan, Montserrat Landaverde, AntonioDeLeyva, erikaramirez, Karamello, Marcela Acosta

Administrators: Joel Gómez Treviño: 204